lunes, 25 de julio de 2011

Contenidos de la Educación Física en el nivel preescolar

            La educación física en el nivel preescolar enfatiza la enseñanza y dosificación de sus contenidos de acuerdo al desarrollo global de individuo y que según el grado escolar en el que se encuentre se debe prestar especial atención a tales o cuales contenidos que permitan mayor aprendizaje y en consecuencia favorezcan dicho proceso de desarrollo.
1° Preescolar
“Es importante la participación del alumno en actividades que le permitirán descubrir sus posibilidades de movimiento principalmente a través del juego y las experiencias motrices básicas que contribuirán al desarrollo motor como base para el desarrollo intelectual, afectivo y social…” (SEP, 1994).
            Como puede apreciarse en ésta etapa de desarrollo del individuo, la educación física debe fomentar la libre exploración de movimientos corporales a partir de las experiencias motrices básicas que favorecen posteriormente el conocimiento de los propios desempeños motores que están directamente relacionados con los otros ámbitos del desarrollo.
            En éste caso la práctica de la Educación Física ha de presentarse al niño como una actividad de carácter meramente lúdico (atractivo y variado) en la cual debe respetarse estrictamente el ritmo de aprendizaje y ejecución del mismo. De igual forma ésta actividad lúdica va constituir la base en la adquisición de futuros hábitos de ejercitación y practica de la actividad física.
2° Preescolar
“La riqueza en experiencias sensoriales y motrices contribuirá a la maduración del sistema nervioso y al desarrollo motor del alumnado, esto permitirá la estimulación de sus capacidades físicas coordinativas. La participación espontánea y creativa en los juegos organizados y tradicionales estimulará las capacidades físicas condicionales y fomentará su interacción con sus compañeros…” (SEP, 1994).
            Particularmente en el alumno de segundo grado de preescolar, la educación física, a través de juegos organizados y tradicionales  permite la interacción del niño con el resto del grupo, al mismo tiempo amplia sus posibilidades de movimiento (desarrollo motor).
Las experiencias motrices básicas pasan de ser un instrumento de exploración de movimiento a una herramienta que permite el enriquecimiento la memoria motora, el bagaje motor y la libre manipulación de objetos en el niño.
3° Preescolar
“La participación grupal en actividades y juegos permitirá la estimulación de las capacidades físicas al hacer más significativas las experiencias motrices, lo que redundará en un incremento la riqueza motora del niño” (SEP, 1994).
            Los aprendizajes motores que el niño en edad preescolar ha construido se ven reflejados mediante la práctica de la actividad lúdica de carácter grupal, en donde los desempeños motores del alumno son cada vez más complejos y se adaptan con mayor facilidad a las diferentes situaciones que se le presenten (dentro de la misma actividad).
Es en ésta atapa cuando las nociones sobre la higiene y el cuidado de la salud para la práctica de la actividad física se adquieren con mayor facilidad y existe un mejor entendimiento de las mismas.

Propósitos de la Educación Física en la Educación Básica

            De acuerdo con el Programa Motriz de Integración Dinámica (1994), los Propósitos generales que persigue la educación física en el nivel básico son:
1.- Mejorar la Capacidad Coordinativa. Que se manifiesta a partir del dominio corporal y las manifestaciones motoras eficientes del sujeto que repercuten sobre la resolución de problemas en los ámbitos cognitivo, afectivo, motriz y social por parte del mismo.
2.- Estimular, desarrollar y conservar la condición física. Se presenta de manera particular en cada individuo a partir de la ejercitación sistemática de sus capacidades físicas.
3.- Propiciar la manifestación de habilidades motrices. Éste propósito tiene lugar en la medida en que el individuo practica actividades físico- deportivas y recreativas que le permiten interactuar con los demás.
4.- Propiciar en el educando confianza y seguridad. En la medida en que el individuo adquiere mayor control y dominio de las propias acciones motrices en la práctica de la actividad física y bajo diferentes situaciones
5.-  Promover la formación y estimular la adquisición de hábitos. A partir de actividades complementarias que favorezcan la adquisición de hábitos de ejercitación diaria, higiene, alimentación, descanso y cuidado del medio ambiente
6.- Fomentar la adquisición de actitudes positivas. Dentro de aquellas actividades individuales o grupales que utilicen al cuerpo como una forma de expresión.
7.- Incrementar las actitudes sociales. A partir de actividades grupales que promuevan el respeto, cooperación y confianza en los demás para favorecer la integración al medio y la relación interpersonal.
8.- Fortalecer la identidad nacional. A partir de la práctica de actividades físico recreativas tradicionales que fomenten la adquisición de valores culturales.

Educación Física

            La conceptualización de la Educación Física a lo largo de su historia, ha abierto un extenso campo de paradigmas con respecto a las diversas perspectivas desde las que se le pretendió abordar. Desde sus orígenes de naturaleza gimnástica y/o terapéutica (formación del ciudadano- soldado) hasta el conocimiento que hoy se tiene de ésta (educación por el movimiento), los planes y programas, así como el objeto de estudio de la misma han atravesado un largo proceso evolutivo que, hasta la fecha siguen siendo un tema de debate con respecto a los logros que deben alcanzarse no sólo en el aprendizaje significativo del educando sino que también en el perfil adecuado del educador.
Pastor (2002), citando a M.C. Pérez en una aproximación al concepto de Educación Física, presenta lo siguiente:
“…la Educación Física es un campo de conocimientos teórico-prácticos y tecnológicos, cuyo eje central es la descripción, interpretación y practica proyectiva de los procesos intencionales de la enseñanza-aprendizaje de conductas motrices que se desarrollan en contextos de relación y comunicación para la integración tanto de los aspectos perceptivos-motores como de los del orden afectivo, social y cognoscitivo…”
            Este mismo autor, en comparación con el concepto anterior ofrece una conceptualización diferente de la Educación Física:
“…la educación del hombre centrada en su cuerpo y en su movimiento, y, a través de ellos, de los demás aspectos de la personalidad; educación basada en la unidad psicomotora y cuyo fin es conseguir un mejor conocimiento de sí mismo, una adaptación más perfecta al entorno social” (Vázquez, 1989).
Dentro de la conceptualización de Educación Física que ofrecen estos autores, el movimiento corporal es considerado la herramienta fundamental que actúa sobre el desenvolvimiento de las esferas que constituyen a la personalidad del individuo que favorecen el conocimiento de sí mismo y facilitan el proceso de adaptación al medio que le rodea.
“…La Educación Física, considerada como una asignatura del Plan de Estudios para la Educación Básica, representa una disciplina pedagógica que contribuye al desarrollo armónico del individuo mediante la práctica sistemática de la actividad física (…) con la intención especifica del estímulo y desarrollo de habilidades, hábitos y actitudes; que se manifiestan en la validad de su participación de los diferentes ámbitos de la vida familiar, social y productiva…” (SEP, 1993).           
Por lo anterior, la Educación Física se entiende como una disciplina pedagógica que favorece a partir del movimiento y la actividad física organizada al desarrollo íntegro del individuo de manera armónica y que interviene en los ámbitos físico, afectivo, cognitivo y social del mismo. Ésta intervención que percibe al sujeto de manera global, le permite (a partir de la actividad física) la adquisición de nuevas habilidades, hábitos y actitudes que le constituyen como un ser cada vez más competente durante su desempeño cotidiano y que en consecuencia facilitarán su adaptación a las exigencias del medio.




Campos Formativos del Programa de Educación Preescolar (PEP) 2004

Es bien conocido que el desarrollo del individuo es un proceso que aparece de manera integral y no se lleva a cabo de manera aislada sino que depende de la correlación existente entre los factores internos (que son propios del individuo) y otros externos (que provienen del exterior en forma de estimulo) que se encuentran en constante interacción en su desenvolvimiento cotidiano. Es decir, que cuando el individuo realiza una determinada acción (especialmente en el ámbito educativo) involucra la participación de varias capacidades que trabajan de manera conjunta y no independiente unas de otras, por lo que al estimularse continuamente se refuerzan entre sí.
            De acuerdo con el Programa de Educación Preescolar (2004), los procesos de aprendizajes del niño se llevan a cabo a partir de distintos campos propios del desarrollo humano y que, de acuerdo con el tipo de actividad que realice, se estará dando énfasis a algún campo en específico. Dicho lo anterior, a partir del énfasis que se presta a la realización de ciertas actividades, se estarán desarrollando también determinadas competencias específicas en cada campo.
Los campos formativos que se establecen en el PEP (2004) para alcanzar el desarrollo de competencias en el alumnado son:
1.- Desarrollo Personal y Social. Se organiza en dos aspectos fundamentales: a) Identidad social y autonomía; b) Relaciones interpersonales. Se refiere primordialmente al desarrollo de capacidades y actitudes relacionadas con la construcción de la identidad personal y las competencias sociales y emocionales. Estas capacidades provienen de la relación que el alumno tiene en casa con los demás miembros de la familia y aunque son de carácter individual, son influenciadas por el medio escolar y social en el que se ven inmersos. Es a partir de dicha interacción del sujeto con otros, que surgen las primeras nociones de pertenencia a un grupo en donde el lenguaje dentro de los procesos de comunicación es de vital importancia para transmitir aquello que piensan o sienten.
            La construcción de la identidad personal favorece también la formación del auto concepto y la construcción de la autoestima, en donde los niños comienzan a reconocerse a sí mismo y a tener conocimiento de lo que pueden o no pueden realizar.
            Es el Jardín de Niños un espacio en cual el alumno comienza a adquirir nuevas formas de relación, comunicación e interacción que no poseía en el ambiente familiar y en donde la educadora y el ambiente de aprendizaje en el que se involucra al niño son dos factores importantes que permiten la adquisición de adecuadas formas de relación interpersonal.
2.- Lenguaje y Comunicación. Se organiza en dos aspectos: a) Lenguaje oral; b) Lenguaje escrito.
            Es a partir de las primeras interacciones que mantiene con su madre y con los sujetos que le rodean que el niño conoce nuevas palabras y expresiones, al mismo tiempo que experimenta formas de trato, puesto que comienza a comprender que aquéllos con quienes interactúa reaccionan de diferentes formas de acuerdo a las risas, gestos y/o balbuceos que manifiesta (lo que le acerca al reconocimiento de las palabras).
            El lenguaje es una actividad comunicativa, cognitiva y reflexiva pero al mismo tiempo funge como una herramienta primordial que le permite al sujeto integrarse a la sociedad (o de alguna otra) e interactuar con los miembros que la componen; permite al individuo aprender. Mientras más oportunidades tenga el alumno de comunicación verbal mayor desarrollo de las competencias que la componen. Ésta oportunidad del habla que adquieren los niños durante su proceso de formación varia de una cultura a otra puesto que no a todos se les brindan las mismas oportunidades de expresarse o comunicar algo con los demás. La familia, la escuela y la sociedad son contexto en los que el niño tiene la posibilidad de comunicarse y desarrollar en mayor grado su capacidad del habla.
            El Jardín de niño debe significar un espacio propicio para el aprendizaje de nuevas formas de comunicación que posibiliten en el alumno expresarse con mayor seguridad y confianza, no sólo con sus pares sino que también con lo adultos y/o la educadora, lo que repercute de en gran medida sobre el desarrollo emocional y a la integración a un grupo social. Por otro lado el desarrollo del lenguaje oral no depende únicamente de la capacidad para comunicarse sino que también la de escuchar.
            Lo mismo ocurre con el lenguaje escrito, mientras más oportunidades tenga el niño de acercarse a los textos escritos, mayores posibilidades tiene de aprender.
3.-Pensamiento Matemático. Se organiza en dos aspectos: a) Número; b) Forma, espacio y medida.
            Gracias a los procesos de desarrollo y las experiencias tras la oportunidad que tiene de interactuar con su entorno, el alumno comienza a desarrollar nociones numéricas, espaciales y temporales que le facilitan la adquisición de aprendizajes matemáticos de mayor complejidad. El ambiente social y cultural en el que se desenvuelve ejerce una fuerte influencia sobre el aprendizaje de dichas nociones puesto que depende de la calidad y cantidad de oportunidades que el niño tenga de involucrarse con las mismas.
            El conteo, importante herramienta para el pensamiento matemático, permite al alumno poner a prueba cinco principios básicos que lo componen: correspondencia uno a uno, orden estable, cardinalidad, abstracción e irrelevancia del orden.
            El desarrollo del pensamiento matemático se favorece en la medida en que el alumno tiene la oportunidad de enfrentarse a un problema, comprenderlo, reflexionar sobre lo que se espera del problema, explorar distintas vías de solución, comparar resultados e intercambiar, expresar y confrontar ideas con sus compañeros sobre lo resuelto.

4.- Exploración y conocimiento del mundo. Se organiza en dos aspectos: a) el mundo natural; b) cultura y vida social.
            En éste campo formativo se trata de desarrollar aquellas capacidades y actitudes en el niño que fomenten la puesta en marcha del pensamiento reflexivo a partir  de los acontecimientos que suceden a su alrededor. Gracias al constante contacto e interacción que el niño mantiene con el medio social, familiar y natural, va desarrollando nuevas formas de razonamiento que posibilitan el entendimiento propio y la posterior explicación de lo que pasa a su alrededor.
           
Desde edades tempranas, el alumno comienza a adquirir ideas individuales de lo que ocurre en su mundo inmediato: ambiente natural y social, así como también aprende a comprender los papeles que juegan los miembros de su familia y la posición que adquiere en la misma; las actividades que realizan con regularidad y las condiciones de vida que les caracterizan.
            “La observación atenta y con interés creciente, la expresión de dudas, la comparación, el planteamiento de preguntas pertinentes e imaginativas, y la elaboración de explicaciones e inferencias basadas en situaciones que les permiten profundizar en el conocimiento y aprender más de lo que saben sobre el mundo, constituyen las competencias que se pretende logren los alumnos en este campo formativo” (SEP, 2004).
            Es a partir del trabajo en éste campo formativo que el niño comienza a desarrollar sus capacidades de observación, interrogación, solución de problemas, argumentación y explicación de las experiencias vividas, lo que potencia la adquisición de nuevos aprendizajes a partir de los ya construidos. Sin embargo, la exploración y conocimiento del mundo no se limita a la mera observación y entendimiento de lo que ocurre a su alrededor sino que también el contacto y la revisión de diversos materiales como revistas, videos, folletos, etcétera son una importante fuente de información que posibilita la ampliación de sus conocimientos.
5.- Expresión y apreciación artística. Se organiza en cuatro aspectos: a) expresión y apreciación musical,     b) expresión corporal y apreciación de la danza, c) expresión y apreciación plástica, e) expresión dramática y apreciación teatral.
            Centra su atención hacia el desarrollo de la sensibilidad, iniciativa, curiosidad, espontaneidad, imaginación, gusto estético y la creatividad a partir de su participación en actividades que propician la expresión corporal bajo distintos lenguajes, así como la apreciación e interpretación artísticas.
            Esta forma de manifestar ideas a partir de lenguajes artísticos surge en el alumno desde la más tierna infancia puesto que reaccionan emocionalmente de diferente manera mientras interactúan y experimentan con diversos objetos, materiales, estímulos sonoros, etcétera. La manipulación de gran diversidad de objetos favorece de igual manera hacia la exploración y el conocimiento del entorno, centrando la atención en los movimientos físicos realizados.
            Las posibilidades que tiene el alumno de involucrarse en actividades de expresión corporal y el juego dramático le permiten reforzar la construcción de la imagen corporal, al mismo tiempo que reconoce las posibilidades y limitaciones de movimiento y control y comunicación a partir del cuerpo. Es indispensable que la escuela fomente la participación del alumno en actividades de producción y apreciación artística, tomando en cuenta las características, necesidades e intereses de cada uno.
6.- Desarrollo Físico y Salud. Se organiza en dos aspectos: a) Coordinación, fuerza y equilibrio; b) Promoción de la salud.
            La información genética, la actividad motriz, el estado de salud, la nutrición, las costumbres en la alimentación y el bienestar emocional son factores que intervienen en el desarrollo físico del alumno, en donde se encuentran involucrados también la locomoción, el movimiento, la estabilidad, el equilibrio, la manipulación, la proyección y la recepción como capacidades motrices que favorecen a sus desenvolvimiento.
            Éstas capacidades motrices, ya sean finas o gruesas, se desarrollan con mayor rapidez en el momento en que los alumnos comienzan a adquirir mayor conciencia de su propio cuerpo y de los que pueden realizar; lo que les permite ampliar su competencia física, al mismo tiempo que experimentan sentimientos de logro y actitudes de perseverancia.
Es por ello que la escuela debe permitir al niño involucrarse en situaciones del juego, movimiento y actividad compartida que favorezcan al mismo tiempo, el desarrollo físico con respecto al control y conciencia corporal mientras experimentan distintas situaciones de movimiento y expresión corporal.



Importancia de la Educación Preescolar

Los primeros años de vida del individuo, representan un periodo fundamental dentro del cual la adquisición de nuevos conocimientos y habilidades (construidos a partir de los ya existentes) se hace posible gracias a la potencialidad en la capacidad de aprendizaje que le caracterizan, por lo que los estímulos que recibe el individuo deben ser de alto grado de significancia con la finalidad de explotar al máximo ésta potencialidad de aprendizajes. De igual forma el desenvolvimiento social, la construcción de la identidad y la interacción con otros sujetos son aspectos importantes que también forman parte de la constitución del individuo y que surgen desde la más tierna infancia.
            Por otro lado, susceptibilidad en la capacidad de aprender que es característica de cada niño en particular no está determinada únicamente por la información genética u otros factores propios de la etapa en la que se encuentra sino que también el conjunto de experiencias que le ofrece el entorno (principalmente de carácter social) juegan un papel fundamental para favorecer la adquisición de futuros aprendizajes que se encuentran directamente relacionados con la percepción que tiene de sí mismo, con la capacidad de interactuar con los demás y de conocimiento del entrono. Mientras mayor sea el grado de participación y desenvolvimiento que el niño tenga con las actividades del medio social mayor será el grado de autonomía adquirida por parte de éste con la finalidad de conocer cada vez mejor el mundo que le rodea y en consecuencia haya una mejor adaptación a las condiciones del mismo.
Cabe mencionar que las experiencias que cada niño adquiere en su vida diaria no siempre ofrecen el mismo grado de riqueza o significancia puesto que no todos los contextos son iguales ni tampoco pueden ofrecer la misma calidad de vivencias que potencien de igual manera el aprendizaje. Es decir que cada niño adquiere lo que la cultura bajo la que se encuentra le ofrece y ello se verá reflejado directamente sobre su comportamiento con los demás.
            De acuerdo con el Programa de Educación Preescolar (2004) las posibilidades de interacción que mantiene el niño con sus pares influye de manera  sobre el desarrollo de los mismos puesto que permite el desarrollo de ciertas competencias que favorecen a la esfera socio afectiva. De ahí que la adquisición de nuevos aprendizajes dependa también de las relaciones que establece el niño con otros miembros de su misma edad como un proceso de socialización y comunicación entre pares.
“…Las propias teorías construidas por los niños son puestas en cuestión, de manera natural, en la interacción de pares, lo que se convierte en una motivación poderosa para el aprendizaje” (SEP, 2004).
            Es en éste periodo tan susceptible a la adquisición de aprendizajes en donde la educación preescolar desempeña un papel fundamental dentro de la formación de la personalidad del individuo ya que le encamina hacia un contexto social de mayores exigencias que brinda experiencias de mayor riqueza y significancia para potenciar en mayor grado la adquisición de aprendizajes. Es en éste contexto donde el niño no sólo establece relaciones con sus pares sino que también con adultos, situación que favorecen al desarrollo de ciertas competencias para la comunicación y que de igual forma un mayor grado de autonomía al actuar y mejor capacidad de socialización. El jardín de niños es el espacio en el que el alumno, además de desarrollar nuevos procesos de socialización diferentes a los establecidos en el ámbito familiar, estimula también sus capacidades de pensamiento tan importantes para el aprendizaje permanente.  
“…la educación preescolar tiene como propósitos definidos que apuntan a desarrollar sus capacidades y potencialidades mediante el diseño de situaciones didácticas destinadas específicamente al aprendizaje” (SEP, 2004).
Por otro lado, la educación preescolar favorece en mayor grado a aquellos niños que debido a las condiciones bajo las que se encuentran (pobreza o niños en situaciones de riesgo), la interacción con sus pares o adultos no puede establecerse de tal manera que puedan desarrollar ciertas capacidades que les permitan afrontar diferentes circunstancias de la vida social o familiar, por lo que ésta función democratizadora que ofrece el jardín de niños brinda las mismas oportunidades para todos independientemente de las condiciones bajo las que se desenvuelven.
“…La labor educativa debe apoyarse totalmente en las necesidades e intereses de la personalidad infantil, considerando las diferencias individuales y tratando de integrar todos los niveles de desarrollo de la personalidad…” (Zapata, 1991).